Celebra el día de Muertos en estos 3 pueblos mágicos

Celebra el día de Muertos en estos 3 pueblos mágicos

Como cada año, en los primeros días del mes de noviembre, México se cubre del color naranja, en medio de una romería de sabores, olores, esencias y tradiciones, en la conmemoración que ha fascinado a extraños a esta tierra, el Día de Muertos

Esta fiesta sale de lo cotidiano en el mundo, ya que el mexicano no le teme a la muerte, al contrario, se burla de ella, canta, baila y juega con la “calaca”, esta toma con ella y se la come en las tradicionales calaveritas de azúcar y chocolate, o en el sabroso pande muerto. 

Asimismo, nuestro país es tan diverso tanto en sus culturas y tradiciones, que el Día de Muertos al igual que otras festividades, tienen una manera única de realizarse, de acuerdo al estado en el que se realice. 

Claro está que hay elementos que se encuentran presentes a lo largo y ancho de nuestras fronteras, como la flor de cempasúchil, el altar de muertos y las ofrendas, pero la manera en la son dispuestas es lo que le da un valor único e irrepetible. 

Es por ello que en Revista Estilos te presentamos tres lugares emblemáticos de nuestro país en donde se celebra la vida y la muerte de maneras que te dejarán enamorado de México

Pátzcuaro, Michoacán 

Pátzcuaro, en Michoacán, es sin lugar a dudas uno de los sitios que mayor interés genera en estas fechas, debido a su misticismo y tradición en las festividades del Día de Muertos. 

Debido a ello, es que Pátzcuaro también es conocido como “La Puerta del Cielo”. Una vez estés en esta localidad, podrás maravillarte con el dorado del cempasúchil, presente en todas partes y que adorna los altares, mientras percibes un suave aroma que inunda el ambiente y envuelve las ofrendas, al tiempo que te guía por las diversas casas en dónde escucharas los rezos que ahí habitan. 

A mitad del gran lago, la isla de Janitzio y el Mictlán se hacen uno para celebrar juntos, vivos y muertos una vez más. 

¿Qué hacer y qué ver en Janitzio? 

La celebración te llevará a pasar toda la noche en medio de un ambiente de fiesta, tradición y misticismo, al tiempo que te rodeas de rituales, música tradicional y procesiones de medianoche. 

De igual manera, podrás presenciar la tradicional danza de los pescadores, misma que forma parte de los cantos y la música tradicional de Día de Muertos en Pátzcuaro

Durante la danza, se lleva a cabo la caza del pato sagrado, donde un grupo de pescadores se reúne antes de las 12 de la madrugada en el lago, con la finalidad de cazar con lanzas la cena de quienes estarán en el panteón festejando a sus muertos. 

Dicha danza tiene entonces dos funciones, la de alimentar a quienes festejan a sus difuntos y la de iluminar el lago a través de diversas balsas, todo con el fin de abrir y señalar el camino por el que las almas de los que ya no están puedan llegar con bien a sus ofrendas familiares. 

Chignahuapan, Puebla 

 
Parte de la cosmovisión del mexicano sobre la muerte, señala que el agua es puente entre la vida y la muerte. Por tanto, en Chignahuapan, un pueblo mágico ubicado en la sierra norte de Puebla y que se encuentra en una laguna, conocida como la laguna de Almoloya, es el lugar perfecto para que vivos y muertos convivan nuevamente.  

De acuerdo con las leyendas, cada que alguien muere, su alma vaga por el inframundo por un periodo de 4 años, en los que tiene que atravesar 9 páramos antes de llegar al Mictlán, lugar de descanso eterno. 

El lago de Chignahuapan es el último de estos páramos, en donde el  perro Xoloitzcuintle es el encargado de auxiliar a las almas para cruzar al paraíso mexica, motivo por el que se le conoce como la antesala del inframundo. 

Cada año se celebra el Festival de la luz y de la vida, una celebración de Día de Muertos con una asistencia de más de cinco mil personas. En tiempos de contingencia sanitaria, es posible que la participación de locales y visitantes sea reducida. 

Malinalco, Estado de México 

 
Este pueblo se encuentra rodeado de una serie de montañas, y cuenta con un aire colonial al tener sus calles empedradas, además de brindar al visitante, lagunas de las zonas arqueológicas más importantes del país. 

Para las celebraciones del Día de Muertos, se toma por asalto la plaza principal, al tiempo que la romería de esta fecha comienza y tanto locales como turistas, pueden adquirir todo tipo de flores, velas, pan de muerto, adornos, recuerdos, es decir, todo lo necesario para ser parte de una de las tradiciones más hermosas de México y el mundo. 

¿Qué hacer y qué ver en Malinalco? 

En Malinalco, A los “nuevos difuntos” (personas que fallecieron recientemente) se les prepara una ofrenda monumental en sus hogares, la cual consiste de altares de que poseen entre 3 y 5 metros de altura. 

De igual forma, las ofrendas cuentan con decoraciones acorde con la profesión del finado. Por ejemplo, si el difunto fue un profesor, su casa estará decorada como un salón de clases, si se trató de un boxeador, sus guantes, cuerdas y trofeos formarán parte de la ofrenda. 

También, una de las tradiciones más importantes de Malinalco es el “recorrido del Mictlán”, una representación del inframundo en el México precolombino.  

Dicho lo anterior, podrás adentrarte en el Mictlán acompañado de catrinas, calaveras y diablos. Este recorrido llega a su fin, una vez alcanzas las puertas del Mictlán, mismas que son representadas como la boca de una serpiente en la entrada de la Casa de las Águilas y los Tigres. 

Contenido Relacionado

Leave the first comment