Lisboa: 5 razones para visitarla

Lisboa: 5 razones para visitarla

Lisboa, 5 razones para visitarla. Foto António Francisco Calado en Pixabay

Lisboa es la capital de Portugal. Es una de las ciudades más hermosas del Viejo Continente, que tiene grandes atractivos; de hecho, en 2017 y 2018 recibió la distinción de la Mejor Ciudad de Europa, en el marco de los World Travel Awards

Sabemos que en estos momentos no es conveniente viajar debido a la contingencia sanitaria, pero cuando las condiciones lo permitan, trata de viajar a esta ciudad para caminar por sus calles adoquinadas, conocer sus edificaciones históricas, pasear en tranvía y disfrutar de su gastronomía.

Lisboa, también conocida como la Ciudad de las 7 colinas, se muestra orgullosa de su pasado y de presente. Por un lado, se respira la autenticidad de su historia y su herencia multicultural; por el otro, ofrece entretenimiento, diversión y la mejor cocina de la península.

Mientras cuentas los días para poder volver a viajar, te compartimos 5 razones para visitar Lisboa.

Lisboa es una de las ciudades más hermosas de Europa. Foto Claudia Ramírez
Lisboa es una de las ciudades más hermosas de Europa. Foto Claudia Ramírez

1.- Castillo de San Jorge

Es uno de los mayores atractivos de Lisboa. Es una imponente fortificación musulmana construida hace más de ocho siglos. Se encuentra en la colina más alta de Lisboa.

Puedes conocer sus jardines, su patio de armas, sus calabozos y sus 11 torres. Una de las más famosas es la Torre de Ulises, que ofrece una hermosa vista panorámica de la ciudad.

Ya que estás ahí, visita el pequeño museo que está en su interior y, para concluir el recorrido, puedes tomarte un café o una copa de vino en su restaurante y bar.

Considera que durante tu visita tendrás que caminar mucho y subir escaleras.

Castillo de San Jorge. Foto lapping en Pixabay
Castillo de San Jorge. Foto lapping en Pixabay

2.- Elevador de Santa Justa

Si visitas Lisboa, tienes que conocer este elevador antiguo, el cual conecta la Baixa con el barrio del Chiado. Mide 45 metros de altura y fue construido por el ingeniero portugés Raoul Mesnier de Ponsard.

Es uno de los últimos vestigios de la etapa industrial que quedan en la cuidad en el cual destacan sus arcos de estilo neogótico. Dentro de su estructura de hierro forjado se encuentran dos ascensores.

En la parte superior hay una cafetería y un mirador, desde donde se puede observar toda la ciudad.

Elevador de Santa Justa. Foto D. Koch en Pixabay
Elevador de Santa Justa. Foto D. Koch en Pixabay

3.- Monasterio de los Jerónimos

Es una visita obligada si viajas a Lisboa. Es tan hermoso el edificio que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Hay muchas cosas que ver ahí, pero empecemos por su exterior. Es una imponente estructura histórica de más de 30 metros de largo donde predomina el estilo manuelino. Con esta edificación se celebró el regreso de Vasco de Gama de la India.

En su interior podrás admirar su jardín, el mausoleo y el claustro. Anexo al monasterio se encuentra una iglesia donde descansan los restos de personajes como el navegante Vasco da Gama y escritor Luis Camões.

En una de las alas del monasterio se localiza el Museo Nacional de Arqueología.

Monasterio de los Jerónimos. Foto Júlia Orige en Pixabay
Monasterio de los Jerónimos. Foto Júlia Orige en Pixabay

4.- Torre de Belém

Es uno de los símbolos de más importantes de Lisboa. Como te decíamos, se encuentra muy cerca del Monasterio de los Jerónimos.

Esta fortificación fue la primera defensa de la ciudad, por lo que está construida sobre el río Tajo. Posteriormente, sirvió como faro y, después, de zona aduanera.

Al entrar, lo primero que te llamará la atención son sus 16 ventanas, cada una tiene un cañón. La torre tiene cinco pisos, los cuales se comunican a través de una delgada escalera de caracol. Hay que tener mucha paciencia, porque se hacen largas filas para subir y bajar. En la parte alta encontrarás que cuenta con una hermosa vista de la ciudad.

Encontrarás algunas esculturas de San Vicente, patrón de Lisboa. Como dato curioso, en la fachada oeste de las torres hay una curiosa gárgola con forma de rinoceronte.

La Torre de Belém, una de las edificaciones más antiguas de Lisboa. Foto Vivian Guilhem en Pixabay
La Torre de Belém, una de las edificaciones más antiguas de Lisboa. Foto Vivian Guilhem en Pixabay

5.- Paseo en Tranvía

En Lisboa, el tranvía es uno de los medios de transporte más populares para los turistas, pero también son usados por los habitantes de la ciudad.

La red tiene cinco rutas. Una de las más famosas es la número 28, porque recorre el centro de la ciudad, pasando por varios de los lugares emblemáticos como el barrio de Estrela, Alto y Graça. Hace paradas frente al Panteón Nacional, el mirador Portas do Sol y el Castillo de San Jorge.

Lo mejor es abordarlo en la Plaza de Martim Moniz y realizar el recorrido completo.

Otra de las rutas que puedes abordar es la 15. Inicia en Praça da Figueira y recorre zona de la Plaza del Comercio, la estación de trenes y Belém. El boleto sencillo cuesta menos de tres euros.

Si lo que buscas es un tranvía exclusivo para turistas, búscalos en Praça da Figueira. Son de color verde. Visitan la Catedral de Lisboa y los barrios de alrededor. También llega al Castillo de San Jorge.

El costo es de 23 euros, aproximadamente. Es más caro, pero viajarás más cómodo.

Contenido Relacionado

Leave the first comment