Piel perfecta: conoce 2 novedosos tratamientos estéticos

Conoce 2 tratamientos faciales para una piel perfecta. Foto Senivpetro para freepik.es

La Infusión Dérmica y la Radiofrecuencia son dos novedosos tratamientos estéticos no quirúrgicos que nos pueden ayudar a tener una piel perfecta, combatiendo algunos de los signos de envejecimiento y mejorando la calidad de la piel.

“Las personas que deseen practicarse algún tratamiento estético deben acudir a una clínica especializada, que cuente con aparatología de última generación y que sea atendida por médicos calificados y por cosmetólogas certificadas”, indica la doctora Jesse Schwartzberg, directora de Skin Project.

De esta forma, los médicos y cada paciente podrán diseñar un proyecto personalizado de salud para la piel, para alcanzar un buen resultado, conservando el equilibrio natural del rostro.

Infusión dérmica: mucho más que un facial

La infusión dérmica es uno de los tratamientos estéticos más completos que existen actualmente, con el que se consigue una piel perfecta, mejorando significativamente su aspecto.

Está indicado para lograr una limpieza profunda, que es la base del mantenimiento de cualquier tratamiento dermatológico y, a su vez, para prevenir y/o disminuir algunos de los signos de envejecimiento como las arrugas finas, resequedad causadas por daño solar, deshidratación y pérdida de la luminosidad. También es recomendado para tratar pequeñas cicatrices por acné y poros dilatados.

Te puede interesar: Nuevos tratamientos estéticos sin bisturí

Durante el procedimiento se realizan tres acciones:

  1. Aspiración. Su tecnología de última generación es capaz de absorber impurezas de la piel y células muertas, así como los puntos negros, afinando los poros, sin lastimar la epidermis.
  2. Abrasión. Suave pulido con el que se estimula la producción natural de colágeno, gracias a lo cual mejora la textura de la piel y se revela un brillo natural y saludable. Disminuye las arrugas finas, la apariencia de los poros y las pequeñas cicatrices de acné.
  3. Infusión. Se introduce a presión una solución que llega hasta la dermis, atravesando la epidermis por medio de microespacios previamente desbloqueados. Se consigue limpiar y dar una hidratación óptima y se recupera el resplandor que se ha perdido con los años.
La infusión dérmica es un tratamiento estético que brinda una limpieza profunda. Foto diana.grytsku para freepik.es
La infusión dérmica es un tratamiento estético que brinda una limpieza profunda. Foto diana.grytsku para freepik.es

Radiofrecuencia: recobra la juventud de la piel

La radiofrecuencia es uno de los tratamientos estéticos de última generación que promueve el tensado no quirúrgico de la piel. Además de reafirmar, también ayuda a reducir arrugas y líneas de expresión. Resultado: una piel perfecta.

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provocan el calentamiento controlado de sus capas profundas, es decir, eleva la temperatura de los tejidos.

Es un procedimiento indoloro y no invasivo que puede realizarse en cuello, escote y rostro, donde actúa en zonas como pliegues naso labiales, bolsas bajo los ojos y párpados. Su acción favorece la formación de nuevo colágeno, lo que ayuda a combatir los signos del envejecimiento, brindando una apariencia más joven.

Te puede interesar: ¿Cuál es la diferencia entre la toxina botulínica y los rellenos?

Es normal que al finalizar cada sesión de radiofrecuencia la piel presente un poco de enrojecimiento, el cual desaparecerá en unas horas. Es un procedimiento muy seguro, pero tiene ciertas contraindicaciones durante el embarazo y la lactancia, así como en alteraciones de la coagulación.

“La mejoría se percibe desde la primera sesión y, en función del proyecto de salud y belleza de la piel, se pueden agendar múltiples sesiones para maximizar los resultados”, explica la doctora Jesse Schwartzberg.

La Radiofrecuencia combate la flacidez y las arrugas y mejora la calidad de la piel. Foto Natalija Tschelej-Kreibich en Pixabay
La Radiofrecuencia combate la flacidez y las arrugas y mejora la calidad de la piel. Foto Natalija Tschelej-Kreibich en Pixabay

¿Se pueden combinar los tratamientos estéticos?

Por supuesto. De hecho, es una combinación ganadora para conseguir una piel perfecta, porque la infusión dérmica limpia y rejuvenece la superficie; y la radiofrecuencia, por su parte, llega a las capas profundas promoviendo el tensado. La decisión dependerá de los objetivos establecidos previamente en el plan diseñado por el médico y el paciente.